Procesadores Intel de 9ª generación

9ª generación

Lanzados para el mercado de consumo en octubre de 2018, esta novena generación es una mejora de la octava generación de procesadores Intel. Para estos procesadores se ha usado el proceso de fabricación a 14mm de los procesadores Coffee Lake de la anterior generación, usando para ello también el socket LGA1151. Aun así, necesitamos placas base con chipsets de la serie 300, como el z370 o el z390, para poder usar uno de estos procesadores.

En esta 9ª generación de procesadores Intel tenemos 5 familias para escoger. Dependiendo del uso que le vayamos a dar a nuestro ordenador podemos elegir procesadores más sencillos y baratos, o más potentes. En el caso de los ordenadores para gamers yo recomiendo elegir por lo menos un I5, ya que con este procesador vamos a poder jugar a juegos con calidad alta sin muchos problemas durante muchos años.

El nombre de los procesadores Intel de 9ª generación consiste en un número y después una, dos, o ninguna letra. Aquí os dejo una tabla con las letras y el significado de cada una.

Letra Significado
T Procesador de bajo consumo
F Procesador con la tarjeta gráfica deshabilitada
K Posibilidad de hacer overclock al procesador
S Procesador con overclock por defecto

Intel I3

Al dar el salto a la familia I nos encontramos con procesadores que empiezan a ser útiles para los entusiastas de los videojuegos. En esta novena generación de Intel contamos con varios procesadores en la familia I3. Todos estos procesadores cuentan con 4 núcleos sin HperThreading, lo que quiere decir que solo tienen un hilo por núcleo.

Si estamos buscando un presupuesto muy ajustado para poder jugar con nuestro ordenador y no queremos tener todos los gráficos de los juegos al máximo, uno de estos procesadores puede ser la mejor opción para comprar por su relación calidad precio. La pega es que si queremos emitir en streaming nos encontraremos con problemas debido a los pocos núcleos que tiene, haciendo que esta tarea tenga un impacto tremendo en el rendimiento en juegos.

En este caso mi recomendación es ir al por el procesador más barato de todos, o sea, comprarnos un I3 9100F. Este procesador cuenta con 4 núcleos que funcionan a 3.6 GHz, pudiendo alcanzar los 4.2 GHz de velocidad en el caso de necesitarlo, siempre que el procesador tenga una buena temperatura. No tiene tarjeta gráfica integrada, por lo que tendremos que comprar una aparte.

Con este procesador podremos jugar a los juegos más famosos de los eSports con bastante fluidez sin gastar mucho dinero, y los 50€ que os ahorráis en el procesador, podéis invertirlos en una mejor gráfica o más memoria.

Intel I5

En esta familia de procesadores Intel de novena generación nos encontramos con una gama de procesadores de 6 núcleos y 6 hilos que cuestan entre 140€ y 240€.

El rendimiento en juegos es bastante parecido a los I3 de la novena generación de Intel. Pero si compramos uno de estos procesadores tendremos dos núcleos más disponibles, lo que nos dará una durabilidad mayor en juegos ya que poco a poco los juegos están siendo optimizados para usar cada vez más procesadores a la vez.

En el caso de los I5, la diferencia de rendimiento es de apenas un 10% si comparamos el más barato (el I5 9400F) con el más caro (el I5 9600K), por lo que si queremos optar por tener ese 10% más de rendimiento deberíamos comprar el I5 9600K, pero si queremos ahorrarnos casi 100€ para invertirlos en mejor memoria o una tarjeta gráfica más potente, podemos comprar el I5 9400F y conseguir más FPS en los juegos gracias a una mejor gráfica que comprando un I5 9600K.

Si queremos emitir en streaming, puede ser más fácil si jugamos a juegos que no sean muy demandantes en recursos, aunque aun se nos atragantaran los juegos más pesados en ese aspecto.

Intel I7

Cuando saltamos de la familia I5 a la familia I7 en esta novena generación de Intel, ganamos otro par de núcleos más llegando a un total de 8 núcleos y 8 hilos. Pero también sube el precio que tenemos que pagar por esos hilos extra.

Si eres un entusiasta de los videojuegos y quieres el mejor rendimiento durante varios años con la calidad grafica al máximo, pero con un precio aceptable y que tu procesador sea Intel, la familia I7 es la opción adecuada.

En este caso si que podemos permitirnos el lujo de emitir en streaming sin mucha perdida de rendimiento, aun así, si no nos dedicamos profesionalmente a eso, no recomendaría gastarse más de 350€ en comprar un I7 9700, ya que también tenemos que añadir una buena placa base para ese procesador, invirtiendo solo en placa base y procesador más de 600€ para que todo funcione correctamente. Y esto solo para conseguir un 10% de rendimiento extra comparado con un I5 9400F en juegos.

En el caso de poder permitirnos ese presupuesto, busquemos o no emitir nuestras partidas. Mi opción de compra sería el I7 9700K, que permite overclock, además de tener mayor velocidad base y turbo que el I7 9700, llegando a los 4.9 GHz si solo estamos trabajando con un núcleo.

Intel I9

Llegamos a las auténticas bestias para los gamers. Comprar un I9 9900K es sinónimo de comprar un ordenador preparado para aguantar todo lo que le echemos como un campeón durante los próximos 5 años, o más.
Estos I9 vienen todos con 8 núcleos con HyperThreading, consiguiendo un total de 16 hilos de proceso, para una experiencia suave y sin cuellos de botella con ninguna tarjeta gráfica. La velocidad mínima por hilo es de 3.6 GHz, y la máxima 5 GHz en el modelo 9900KS, aunque si contamos con un procesador con posibilidad de overclock podemos alcanzar velocidades más altas con una buena refrigeración.

El problema, que la diferencia de rendimiento en juegos actuales respecto a un I3 9100F comparada con su precio es ridícula según que casos. Aun así, si emites tus partidas por internet y eres creador de contenidos de forma profesional, compra un I9 9900K si aún no lo tienes, porque podrás emitir, renderizar videos, jugar y muchas cosas más sin que tu ordenador se despeine durante mucho tiempo.

Última actualización el 2020-06-28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados