Disco duro Seagate Barracuda de 14TB

Discos duros

Uno de los componentes que más nos pueden ayudar con la velocidad en nuestro ordenador gamer es el disco duro. Tener un buen disco duro capaz de enviar los datos a cargar al procesador lo antes posible puede hacer que pasemos de encender Windows en 1 minuto a hacerlo en 10 segundos.

Actualmente contamos con tres tipos de discos duros en el mercado. El primero son los discos duros como tales o HDD (Hard Disk Drive). Los segundos son los discos duros sólidos o SSD (Solid State Drive). Y los terceros son las unidades M.2.

Dependiendo de para que queramos el disco duro podemos elegir cualquiera de los tres. Para ello tenemos que mirar la capacidad que queremos, lo que nos vamos a gastar y lo que vamos a guardar. No es lo mismo tener un disco duro para fotos y vídeos que para programas que vamos a usar todos los días y tardan mucho en arrancar.

Discos duros

El nombre de disco duro viene de los discos que se usan para el almacenamiento de los datos. Estos discos duros cuentan en su interior con discos magnéticos que son leídos por agujas que están en la superficie. Son discos muy económicos que nos sirven para guardar datos, pero que, a la hora de usar programas y juegos en ellos, notaremos un menor rendimiento debido a su alto tiempo de acceso a los datos comparado con otros tipos de discos.

La ventaja de estos discos duros es que el precio por Gigabyte es muy bajo, por lo que es interesante si lo único que queremos es guardar datos. También disponemos de dos tamaños, dependiendo de donde vayamos a montar el ordenador.

Los discos duros de 3,5 pulgadas son más grandes y solo se ponen en torres, ya que el espacio que hay en los portátiles es muy reducido. Estos discos duros son los más económicos a la hora de fabricarse y permiten unas velocidades mayores debido a que los discos pueden girar más rápido, llegando hasta las 15000RPM.

En cambio, si lo que queremos es un disco duro para un portátil, nos encontraremos con discos duros de 2,5 pulgadas. Estos discos duros no permiten tener tantos discos dentro de la carcasa, por lo que es más difícil alcanzar las cotas de almacenamiento de un disco duro norma. También son más lentos para ahorrar energía, siendo lo normal encontrar discos duros de 5400RPM.

Como ventaja final, los discos duros normales tienen una mayor durabilidad si se usan en condiciones adecuadas, con la posibilidad de mantener los datos guardados durante más tiempo sin necesidad de recibir energía.

SSD

Con el paso del tiempo, fabricar chips que almacenen información es una tarea cada vez más económica. Hace 15 años recuerdo que comprar un pendrive de 128MB costaba casi 50€ y ahora, tenemos los de 64GB por menos de 10€. Y esto no solo se nota en los pendrives, sino que también lo vemos en los SSD. Estos discos duros se conectan a la misma interfaz SATA que los discos duros normales, pero con la ventaja de que, al ser chips, el acceso a los datos es mucho más rápido, permitiendo leer y entregar los datos antes.

Esto no solo repercute a la hora de copiar un archivo de una carpeta a otra, sino que, cuando vamos a abrir un programa, podemos acceder a los datos antes, haciendo que todo se cargue más rápido.

En un ordenador gamer queremos que todo se cargue y se guarde lo antes posible, por lo que la idea de tener un SSD es muy buena. Además, teniendo en cuenta que estos dispositivos pueden alcanzar hasta 550MB/s de lectura y escritura.

El formato de estos discos duros es de 2,5 pulgadas, por lo que, si tu ordenador tiene un disco duro de ese tamaño, puedes cambiarlo por un SSD para ver como vuela.

M.2

Viendo que el conector SATA de las placas base estaba poniendo tope a la velocidad de los SSD, se necesitaba algo para eliminar dicho cuello de botella y que los discos duros vuelen. La solución, conectar directamente los SSD a una línea PCIExpress para tener más ancho de banda.

La ranura de conexión está en la placa base y dependiendo del multiplicador de la misma, el M.2 puede alcanzar velocidades de hasta 4GB/s en lectura y escritura, aunque actualmente ningún M.2 sea capaz de ir tan rápido.

Este formato también tiene diferentes tamaños, por lo que tendrás que comprarte un disco duro M.2 dependiendo del hueco que tengas en tu placa base. De todas formas, los que yo pondré son de tamaño estándar y sirven en casi todas las placas base.

Una vez tenemos todo montado, solo nos queda instalar el sistema operativo y volar con nuestro ordenador gamer.

Última actualización el 2020-10-18 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados